Una formula de éxito


 

Noticias copia

 

Cuando la franquicia acaba en los tribunales

La franquicia, una formula de éxito para crear empresas y hacer crecer los negocios, también puede ser una experiencia amarga. Los expertos creen que el sector esta condenado a una depuración si no se profesionaliza. Según las previsiones, esta fórmula empresarial podria acaparar el 20% de los establecimientos comerciales de España.

Escasa planificación

Aunque se trata de casos puntuales, ciertas enseñas se empeñan en franquiciar sin planificar correctamente su expansión; otras compañías incurren en el sector con único objetivo de explotar una oportunidad de negocio; y otras tantas se venden como franquiciadores cuando no cumplen los requisitos para ello.

El sistema de franquicia en nuestro país aún carece de bases sólidas, Muchas cadenas han comenzado a crecer sin recursos económicos, humanos y estructurales suficientes, y sin definir su política de desarrollo. Sus previsiones no son nada halagüeñas y auguran que si el sector no apuesta por la profesionalización, “previsiblemente desaparecerán en un plazo de 2 a 4 años entre un 30 y un 35% de lo que hoy algunas fuentes consideran franquiciadores”.

Muchos inversores, cautivados por las bondades del sistema, no reparan en que no todas las empresas ofrecen garantías como franquiciador y que, como en otros negocios, también hay un componente de riesgo. El estudio realizado sobre causas del fracaso en la franquicia revela que tan sólo el 22% de los fracasos de un negocio franquiciado depende del propio inversor. Mientras que las causas externas al franquiciador y al franquiciado o la falta de medios financieros de la firma representan, respectivamente, un 2% de los fracasos, en un 69% de los casos corresponde directamente al franquiciador. ¿Causas? Ausencia de servicios eficientes respecto a los miembros de la cadena, inexistencia de un saber hacer y políticas incorrectas de franquicia.

No obstante, parte de la responsabilidad en los fracasos corresponde al franquiciado, por no extremar las precauciones antes de adherirse a la enseña: “No conviene creer a pies juntillas lo que le dice el franquiciador. Aparte de los datos que facilite la cadena, es preciso hacer un estudio de viabilidad, comprobar el local recomendado, hacer su propia cuenta de explotación y, por su puesto, consultar con otros franquiciados.